Este blog está libre de NOFOLLOW!

Conóce a 3 Vampiros reales que han existido a lo largo de la historia.

Escrito el13. Mar, 2014 por in Temas Interesantes

vampiros-varios

A lo largo de los siglos ha existido argumentos que han alimentado el mito del Vampirismo de forma excepcional. Pero lejos de las ficciones modernas y las películas de cine a lo largo de la historia han existido algunos personajes, presentes no solo en el folclore si no también en los registro históricos de la antigüedad que le han dado forma al mito del Vampirismo. Entre ellos mencionaremos 3 vampiros reales de la historia.

vampiro-grando

Jure Grando conocido como el primer vampiro
Este hombre es la insignia del vampirismo, ya que en esencia fué la primera persona que aparece en un registro histórico bajo la descripción de Vampiro. Grando fué un viejo campesino de la peninsula de Istria (Croacia , Eslovenia y Italia).

Aunque no se sabe la fecha exacta de su nacimiento, Granado Falleció en el año de 1656, no sin antes haber sembrado el terror a los pobladores de la región por mas de 16 años. Los regionales le llamaban “El strigon” que se traduce como “El Vampiro” y segpun los regionales fueron victimas de este hombre quien los acosaba de noche recorriendo el pueblo golpeando la puerta de las casa, aún despúes de muerto y lo mas curioso es que en la puerta en la que el tocaba al día siguiente aparecia al día siguiente un miembro de esa familia muerta.

Los regionales, molestos y hartos de la situación decidieron enfrentar a Grando junto a el sacerdote del lugar. La historia nos cuenta que luego de profanar la tumba de Grando y en el nombre de Dios expulsaron al Strigon,lágrimas brotaron de los ojos del cadáver el cual fué retirado del sepulcro y fué decapitado.

vampiro-bathory

Elizabeth Bathory, “la condesa sangrienta”

La historia esta llena  de terribles asesinos seriales, sádicos y personalidades plagadas de psicopatologías que en cualquier otro contexto, les convertiría en despiadados criminales. Si bien poco de esto se mencionaba en la antigüedad, ya que resultaba más fácil tildarles de “vampiros”, no tan así fue lo que ocurrió en la Hungría de pleno siglo XVI. La condesa Elizabeth (Erzsebet) Bathhory fue un buen ejemplo de ello, una megalomaníaca asesina serial que desde lo más alto de la aristocracia húngara, se divertía con la tortura, el asesinato y el abuso de los campesinos.

“La condesa sangrienta”, como se la llamó después de haber sido enjuiciada por sus atrocidades, es la mujer con más homicidios de la historia de la humanidad de la cual se tienen registros. Elizabeth Bathory, obsesionada con la belleza y la idea de la vida eterna, asesinó al menos 80 personas y aunque no se ha podido corroborar, se estima que en realidad fueron más de 650. De acuerdo a los relatos folclóricos locales, esta delirante mujer se bañaba con la sangre de doncellas vírgenes de la región para mantenerse jóven y hermosa, aunque cabe destacar que muchos son los historiadores que discrepan con este postulado.

Luego de su juicio, Bathory fue sentenciada de por vida a ser emparedada viva. De este modo, se la encerró en uno de los muros de su castillo con el espacio suficiente como para recibir aire y alimentos. Después de años de agonía tras los muros, la condesa dejó de existir. Sin dudas, es una historia que aportó mucho al mito del vampirismo y aunque quizás nunca sepamos qué motivo a una mente tan disfuncional como la de Bathory, la historia aún llama la atención de numerosos investigadores, antropólogos e historiadores.

vampiro-Vlad Tepes

Vlad Tepes, El empalador (El conde Drácula)

Vlad Tepes III (1428/1476), príncipe valaco de ojos verdes hipnóticos, cabello oscuro ondulado y estatura imponente, fue conocido en vida por dos apodos. Se le llamó El Empalador, por su manía de atravesar con un palo –desde el coxis hasta la nuca–, a sus enemigos y a miles de víctimas que él consideró culpables de algún delito, incluidos mujeres, niños, nobles o plebeyos. Y también se le llamó Drácula, en rumano «hijo de Dracul». El origen etimológico de este término obedecería, según unos, a la palabra draco –dragón–, emblema de su blasón familiar, ya que su padre Vlad II pertenecía a la Orden del Dragón, fundada en el siglo XV para luchar contra el invasor turco. Pero dado que drac en rumano significa «diablo», también podría ser «hijo del demonio», ya que su padre se ganó el sobrenombre de «diablo» por sus sibilinas maniobras políticas.

Digno hijo de su padre, el currículum de Drácula está plagado de estrategias arteras para hacerse con el poder. Y bien con el apoyo de sus enemigos los turcos, bien con el de los húngaros, consiguió reinar tres veces en Valaquia, un pequeño estado situado al sur de Rumanía e independiente hasta la invasión de los turcos. Fueron estos quienes consiguieron abatirle al fin en una emboscada a finales del mes de diciembre de 1476.

Pero, a pesar de las muchas atrocidades que cometió, durante su vida jamás se le asoció al mito del vampiro. Ese dudoso honor se lo debe al escritor irlandés Bram Stoker, quien le convirtió en protagonista de su novela Drácula. Y es aquí donde empieza la leyenda. ¿Por qué le eligió Stoker para ser el vampiro por excelencia? ¿Fue sólo un capricho del literato? ¿O hubo algún dato fundamental que el escritor nos ocultó?

Share

Dejame tus Comentarios


Regístrate Aquí antes de Comentar, para que comentes simpre con tu Usuario, luego de registrado Ingresar Aquí

Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.